Imagen no disponible

Máximas extensiones iluminadas de Mercurio y Venus

Cuando un planeta inferior² está en conjunción superior, casi todo su disco aparece iluminado por la luz del Sol, aunque no lo podemos observar debido a que el Sol está muy cerca del planeta sobre la esfera celeste. En ese momento el ángulo de fase¹ es próximo a cero y el diámetro aparente próximo a su mínimo. Conforme se va acercando al punto de máxima elongación, el diámetro aparente irá creciendo y la parte iluminada irá tomando forma de media luna (ángulo de fase = 90 grados). Tras pasar por ese punto, el diámetro aparente crecerá todavía más y la parte iluminada del planeta se irá estrechando hasta llegar casi a desaparecer en la conjunción inferior. En ese instante el ángulo de fase es proximo a 180 grados y el diámetro aparente próximo a su máximo. El proceso descrito se invierte ahora hasta que el planeta alcanza nuevamente la posición de conjunción superior completando un periodo sinódico.

Queda claro que no podemos observar un planeta inferior en condiciones ideales, es decir con diámetro aparente próximo al máximo y ángulo de fase proximo a cero (como se puede hacer con los planetas superiores² cuando están en oposición), sino que debemos equilibrar los dos factores manteniendo unas condiciones de observación aceptables. La mejor época para observar un planeta inferior no es necesariamente aquella en la que el planeta alcanza su máxima elongación. Como observadores, dado un aumento, queremos que la parte iluminada del planeta se proyecte en nuestra retina ocupando una superficie máxima (o también que la parte iluminada se proyecte en un CCD sobre el mayor número de píxeles posible). Los tiempos en los que eso ocurre son aquellos en los que la extensión iluminada del planeta es máxima.

La extensión iluminada de un planeta se define como el ángulo sólido con el que un observador ve su parte iluminada. Depende de los dos factores comentados antes: el ángulo de fase y el diámetro aparente del planeta. En esta sección se buscan los máximos de extensión iluminada para los planetas Mercurio y Venus.

1. El ángulo de fase de un planeta es el ángulo que forman el Sol y la Tierra vistos desde el planeta. Si vale cero, desde la Tierra veremos el planeta totalmente iluminado por el Sol. Si es igual a 90 grados, lo veremos con forma de media luna, y si es 180 grados no veremos el planeta ya que en este caso es su cara oculta la que está completamente iluminada.

2. Los planetas inferiores con respecto a la Tierra son Mercurio y Venus. Los planetas superiores son Marte, Jupiter, Saturno, Urano y Neptuno.